Nuestras Técnicas

Regresiones

La terapia regresiva se basa en una aserción clave, que todo individuo graba cada experiencia que tiene y guarda específica y particularmente esos “registros” de una u otra manera en el sistema de la Mente. Y desde nuestro punto de vista no sólo en la Mente sino también en el Cuerpo, en los tejidos, en los órganos, en los fluidos…

Puesto que la Mente y el Cuerpo parecen tener distintos niveles de consciencia, lo que hacemos y vivimos puede estar registrado de distinta forma de manera consciente, inconsciente o desde nuestro Ser esencial. Puede que lo que pensamos conscientemente como un acontecimiento importante no sea tan decisivo como otro del que no tenemos tal consciencia pero está registrado en nuestro inconsciente, o en alguna parte de nuestro cuerpo.

Se trata de volver al momento en el que se grabó una información que nos afecta en el presente y resolver lo que provocó desde una perspectiva de compresión y cuidado de sí.

Hay muchas formas de llevar a cabo una regresión, para nosotros hay dos principios fundamentales: nunca hacemos regresiones sin que el cuerpo lo pida, y siempre testamos a la edad que se quiere volver. El segundo principio es que la solución no la proponemos nosotros, es un trabajo que hace el propio paciente durante la sesión.

Además, nosotros no trabajamos con hipnosis ya que creemos que es posible obtener mejores resultados trabajando con el cerebro en Onda Alfa, lo cual se puede conseguir estando plenamente consciente.
Se puede regresar a cualquier momento y situación de la vida presente, desde la encarnación, pasando por la concepción, el embarazo, el parto, hasta el momento presente. A veces incluso es necesario ir más atrás y tenemos que regresar a otra vida.